El Torcal una experiencia de acampada libre


Acampada libre en el Torcal: su peligro.

El Torcal en acampada libre

El Torcal (Credit Wikipedia)

Dejando atrás la ruta roja de El Torcal

Acampada libre y senderismo en El Torcal de Antequera.

Hubo en tiempo en que la acampada libre estuvo permitida  en El Torcal de Antequera y tuve la suerte de dormir bajo el cielo estrellado rodeado de rocas con figuras inverosímiles y cruzándome con animales salvajes en su hábitat natural.

En los años 80 formaba parte de un muy pequeño grupo de amigos enamorados de El Torcal, de sus noches, sus caminos sin salidas, sus rincones inverosímiles y he realizado muchas excursiones y senderismo de varios días de duración  con nuestras mochilas y nuestra tienda de campaña a cuestas.

Recuerdo un pequeño albergue en lo que ahora es el Centro de Visitantes El Torcal, con un  pequeñito bar en el que tomábamos el café el día de llegada (normalmente llegábamos a El Torcal a primera hora de la tarde) y aprovechábamos para abastecernos de agua para  un par de días, después del ritual del café dejábamos el coche en  la puerta del albergue y con   los macutos y la tienda de campaña nos perdíamos en las entrañas del Torcal por la ruta roja, la más larga y complicada. La mayoría de las veces abandonábamos esta ruta roja y acampábamos por la zona, sin alejarnos mucho del camino que nos llevaría al final de nuestra excursión  al albergue y a nuestro vehículo.

La zona de acampada era libre,  la elegíamos según su belleza, y El Torcal  era y es prolifero en espacios increíblemente bonitos con rincones que no parecen de éste mundo. He tenido la suerte de acampar libremente y dormir en mi vieja tienda de campaña en el interior del paraje El Torcal y disfrutar de bellos paisajes, despertar por la mañana y salir de la tienda de campaña era un momento mágico y estar sentado junto al grupo de amigos  en la zona de acampada con una fogata charlando hasta altas horas de la noche estrellada, una sensación que no se puede describir con palabras.

Rincones de El Torcal para acampada

Acampada libre: rincones en El Torcal maravillosos

Las noches en el Torcal eran ricas no solo en millones de estrellas que parecían poderse alcanzar con las manos, una vez en la tienda el silencio absoluto era interrumpido con ruidos de las rocas  producidos por los cambios de temperatura y el ruido de las ramas de los árboles mecidos por la acción del suave viento o las pisadas de animales alrededor de nuestra tienda de campaña.

Cuando estábamos sentados por la noche charlando y fumando nuestros cigarrillos nos inquietaban las pequeñas luces que nos acechaban a no mucha distancia de donde nos encontrábamos y que se podían ver centelleantes a la altura de nuestras miradas en las noches sin luna. Estas pequeñas luces que veíamos y que al principio nos asustaban,   seguramente eran el brillo de la mirada de búhos o lechuzas y  otros animales salvajes que nos observaban.

Sentirte solo en plena noche en las entrañas de El Torcal produce una sensación vital. Cuando el tiempo lo permitía pasábamos horas tendidos mirando el hermoso cielo repleto de estrellas, absortos por la inmensidad del espacio.

Perdidos en El Torcal

En una las primeras de tantas acampadas que protagonizamos he llegado a vivir el momento de aventura que entonces buscábamos sin quererlo cuando nos atrevíamos a salir de la ruta roja y marchábamos a través de los estrechos senderos que seguramente habían ido formando los rebaños de cabras y animales salvajes que habitan en El Torcal.

Después de acampar un par de días junto con un amigo, en un pequeño valle todo verde rodeados de enormes rocas con mil siluetas, todas  distintas pero a la vez iguales a nuestra vista,  recogimos la tienda y macuto y nos dispusimos a buscar la salida para volver a Málaga capital en mi viejo Volkswagen escarabajo que tenia aparcado en el viejo albergue.

Lo que parecía que iba a ser cuestión de un par de horas, se convirtió en un par de días y es que no pudimos encontrar el camino de salida, después de largas caminatas en círculo llegábamos al mismo sitio de partida, otras veces seguíamos pequeños senderos que conducían a grandes y profundos barrancos o ante paredes de roca que nos impedía seguir, lo cierto es que entre el cansancio y el nerviosismo cada vez nos era más difícil salir de ese laberinto en que se convirtió El Torcal, estábamos perdidos. En El Torcal para unos inexpertos como nosotros todas las rocas se parecian en ese momento y no podíamos establecer puntos de referencia, los caminos nos llevaban a su antojo a “ninguna parte”.

acampada libre y perdidos en El Torcal

Perderse en El Torcal es peligrosamente fácil

Después de un día de caminatas infructuosas por los caminos de El Torcal no tuvimos más remedio que montar la tienda y esperar al día siguiente para probar suerte. Cuando nos despertamos a la mañana siguiente lo primero que vimos al abrir la cremallera de la tienda de campaña eran unas vacas enormes,  que estaban pastando en nuestra zona de acampada, nos asustamos. Repuestos del susto  buscamos al pastor, pero no encontramos a nadie, así es que volvimos a la tarea, salir de El Torcal sin conocimientos ni experiencia, es decir encontrar el camino de vuelta era una lotería.  Después de varios intentos sin resultado, la suerte se apiadó de nosotros y nos topamos con un sendero que nos llevó al sur-oeste del Torcal, era la zona opuesta del lugar en el que aparqué mi coche, seguimos el camino por el que fuimos bajando y dejando atrás El Torcal alto, éste sendero se convirtió en camino y por el llegamos tras una larga caminata al pueblo de Antequera.

Una vez repuestos e hidratados tuvimos que volver a la entrada de El Torcal, ésta vez en taxi, para poder recoger mi coche y volver a Málaga capital.

Una excursión de dos amigos a El Torcal,  fuera de las rutas marcadas y con comida para un par de días, se convirtió en una aventura que pudiendo haber acabado mal,  ha servido de experiencia y recuerdos ahora agradables. Más de dos días perdidos en el Torcal entre las rocas de ésta Catedral Natural, buscando el camino de salida que no encontrábamos.

La aventura tuvo un final feliz, salvo para los pies reventados de mi amigo. Después nos enteramos que el camino por el cual llegamos desde El Torcal a Antequera era una antiquísima ruta de caravanas.

¿Has tenido la suerte de practicar acampada libre en El Torcal o te has perdido alguna vez por sus rutas, pasillos y senderos?.


Acerca de camping el Torcal

Camping El Torcal en Antequera (Malaga), un complejo rural situado a pié de carretera de Antequera al Torcal. Restaurante de montaña, alojamientos, piscina, granja escuela. Organizamos todo tipo de eventos y celebraciones. ¿Conoce nuestra gran oferta fines de semana?